¿Te imaginas poder tener una web de psicología, profesional, efectiva y que sepas usar, en menos de lo que canta un galllo?

Esto es un gallo, y antes de que cacaree, tu podrías tener una página web de psicología lista para hacer anuncios y recibir pacientes. Para que luego digan que vivir de la profesión es difícil.

Porque necesitas una web:

No te voy a decir que sin página web no puedas emprender ninguna estrategia de marketing para llevar pacientes a consulta. Pero lo cierto es que vas a estar muy limitado.

No puedes hacer anuncios (muy importante).

Ni posicionarte en Google (muy importante a largo plazo)

Sí que puedes dar la turra en Instagram, pero lo cierto, es que aún así las personas querrán ver tu página web.

Ya te anticipo que más pronto que tarde, decidirás tener una. Y ahí, las dudas son varias:

¿La encargo o la hago yo? ¿es difícil? ¿Y si luego no me se manejarme con ella?

Dudas lógicas. Dudas, que de hecho, es bueno que tengas.

Yo soy partidario de que tienes que saber manejar tu propia web. No sirve de mucho, que te gastes 400 euros en algo que luego no sabes utilizar.

Imagina que el día de mañana quieres hacer un anuncio de un taller y necesitar crear una landing del mismo, pero no tienes ni pajolera idea de como se hace.

Ahora, ponte a buscar a quién te hizo la web, o si estas en contacto con él, esperar a que lo haga rápido y como tu tienes en la mente.

Un follón innecesario.

Lo que se me ha ocurrido como solución

La alternativa entonces es aprender a diseñar tú, tu propia web. En la comunidad de Tras el Diván, tengo un curso donde enseño a hacer una página web de psicología con todos los ingredientes necesarios paso a paso.

No es difícil ni se necesitan conocimientos técnicos, pero si se necesita tiempo. Tiempo y paciencia.

Y hay personas que no tienen de esto, seguramente porque tienen amigos y familia que atender, o simplemente, prefieren beber cerveza.

Más que comprensible.

De modo que se me ha ocurrido una solución para estos casos, un hibrido entre que te haga yo la web y aprendas tu a usarla, de manera que si te pones, en una tarde, tendrás arreglado este farragoso asunto.

La solución tiene 3 pasos:

Paso 1: Elige tu web.

A continuación vas a encontrar un catálogo de diseños. Tienes que elegir el que más te guste:

Paso 2: Te lo monto.

Una vez que hayas elegido tu diseño, estamos ready para funcionar.

Necesitarás contratar un dominio y un hosting. Esto es sencillo, pero tengo un vídeo explicándote como hacerlo. No tiene pérdida.

Una vez contratado, necesito que me dejes tus datos de acceso y montaré la web que hayas elegido en tu dominio, por ejemplo, fulanitopsicologo.com

Paso 3: Tu turno.

Ya sólo queda personalizar el proceso.

Esto es, incluir tus textos e imágenes, además de cambiar colores y tipografías si quieres. Es decir, la parte visual.

No te preocupes, te prometo que no es difícil. He grabado vídeos para explicarte como hacerlo para que no te cueste y lo puedas hacer rápido.

Además, me vas a tener al otro lado del soporte para ayudarte con todo lo que necesites:

 

¿Y eso es todo?

Pues en principio sí, pero debes saber todo lo que te estas llevando, que no es poco:

  • Una web estética y pensada para favorecer la conversión, que podrás dejar a tu gusto.
  • Aprenderás a manejarte con ella en lo fundamental para poder hacer un uso normal y no verte limitado/a.
  • La web incluye lo textos legales y todo lo necesario para cumplir la RGPD.
  • Acceso a una comunidad de psicologxs que se ayuda en la ardua tarea del marketing digital.
  • Cursos para aprender a promocionarte: Google ads, Seo, Instagram, étc.
  • Soporte 24 horas. Te ayudaré no solamente en el diseño web, sino en construir una estrategia para que logres tus objetivos.

Ronda de preguntas

Imagino que tendrás dudas, pregúntame sin compromiso, contesto siempre.