Categorías
Marketing

La triste historia de una psicóloga que pese a ser una gran profesional tenía la consulta vacía

Te voy a contar la historia de Paola, una psicóloga que pese a devorar todos los manuales de psicología disponibles en Amazon y tener muchísimas ganas de ayudar a otras personas, tenía la consulta vacía.

Paola no existe, al menos no físicamente, pero bien podríamos haber sido ella, tú o yo en varios momentos de nuestra vida.

De hecho, es un personaje que encarna la historia de otros profesionales que he conocido y que se sentirán identificados al conocer su historia.

Te la presento:

Acto I: La vida universitaria

Hola,

Mi nombre es Paola y soy psicóloga. Estudié en la universidad Complutense de Madrid.

En Tinder mis match me preguntan:

¿Los psicólogos también usáis Tinder?

¿Me vas a psicoanalizar?

¿Por qué decidiste estudiar psicología?

 

Esta última me gusta.

No sé exactamente en qué momento decidí estudiar esta profesión. Fue una idea que se abrió hueco en mí y cuando la tuve delante, no había marcha atrás.

Supongo qué todos los psicólogxs tenemos cosas en común: nos gusta escuchar, nos producen curiosidad los mundos internos de otras personas y aunque suene algo idealista, queremos cambiar las cosas.

Con ese ánimo comencé la carrera.

Sintiéndome alguien nueva, en evolución, que iba a descubrir el mayor secreto de la vida: Entender a las personas.

La carrera me gustó. Sin embargo, tuve que bajar mis expectativas. Para empezar a disfrutar primero había que estudiar cantidad de asignaturas que poco o nada tenían que ver con lo que yo quería hacer: clínica.

Cuando acabé mis cuatro años de grado, me matriculé en el máster habilitante para poder ejercer como psicoterapeuta.

Al acabar, eché algunos curriculums y sólo me devolvían llamadas para trabajar como voluntaria. Incluso para colaborar tuve que pasar algunos procesos de selección.

plantilals ig

Acto II: La vida real

Poco a poco fui asumiendo que seguramente me iba a tocar hacer la guerra por mi cuenta y trabajar por cuenta propia.

No me sentía preparada, de modo, que decidí hacer otro máster para postergar un poco más el paso hacia delante.

Después de un año de especialización y con 25 años, sin haberme incorporado aún al mundo laboral, no me quedaba otra que lanzarme.

Nunca nadie en la carrera ni después me hablo sobre como es la profesión de un psicólogx:

¿Es caro montar una consulta?

¿Cómo llegan los primeros pacientes a ti?

¿Por dónde empiezo a promocionarme?

 

Me hice tarjetas.

Mandé un mensaje a todos mis contactos para decirles ¡Ey, que soy psicóloga, te puedo ayudar!

Me abrí un blog y escribía en él.

Me abrí una cuenta de Instagram y publicaba en ella.

Compartía los artículos que escribía en Instagram.

Y nada.

 

Tenía 2 o 3 pacientes a la semana que habían salido de aquí y de allá.

Al principio estaba tranquila, pero según pasaban los meses mí consultaba no despegaba.

Seguía viviendo con mis padres y estaba lejos de poder independizarme.

Entonces les pedí ayuda y me ayudaron económicamente:

Primero me hice una página web.

Después contraté un servicio de SEO

Más tarde a alguien que me llevase las redes sociales.

Gasté más de lo que ganaba.

Después de año y medio decidí cambiar de rumbo.

 

Acto III: La vida laboral

Por fin he conseguido trabajar de lo mío.

Llevo 4 años trabajando como psicoterapeuta en un centro privado.

Me da seguridad.

Estabilidad.

Y estoy agotada.

Veo 30 pacientes a la semana. Algunos  problemas que trato, si por mi fuera los derivaría, ya que no me siento preparada para tratarlos. Además, siento cierta presión por mantener a los pacientes en terapia aún cuando no estoy segura de que deba ser así.

Cobro la mitad de lo que genero y mi despacho ni tan siquiera es mi despacho.

Pero soy psicóloga, y ayudo a otras personas.

 

La otra vida de Paola

Como te decía, Paola encarna la historia de muchos profesionales que se sienten desorientados a la hora de emprender su propio camino profesional.

En el centro donde trabajo alquilamos despachos, y he visto a varios compañerxs empezar con mucha ilusión y meses después tener que dejarlo porque el proyecto no arranca o irse a trabajar para otros sitios donde se encuentran agotados mentalmente.

Esta es la principal razón por la que cree Tras el Diván, porque sé que la historia de Paola no tendría por qué ser así.

Hay otra vida, lo que pasa es que nadie nos la ha contado. Yo la he descubierto por testarudo y porque le he dedicado un tiempo a investigar sobre marketing digital.

Como tú soy psicoterapeuta y vivo de mi trabajo en consulta privada. Concretamente en Integra Terapia, en Madrid.

Veo unos 15 pacientes a la semana por elección propia. Para vivir la profesión de forma segura y no quemarme.

Con la libertad de elegir cómo, cuándo y con quién.

Esto no ha ocurrido sin trabajo, de hecho, lo más complicado es arrancar. Una vez que eso sucede, unos pacientes te van recomendado a otros.

Pero estamos hablando de esto precisamente: de ARRANCAR.

Esto es lo que puedo enseñarte. Porque soy psicólogo, he pasado por ahí y conozco las estrategias que sí funcionan.

No es nada mágico ni tengo una llave secreta. En realidad, es más sencillo que abrirse 400 redes sociales y escribir sin ton ni son en un blog.

De momento, lo que te propongo es que te informes y conozcas todas las posibilidades que existen.

Para ello he creado este diccionario de marketing para psicólogos, que no es más que un resumen de las diferentes estrategias de marketing que existen para llevar a cabo y que debes conocer antes de hacer nada.

Ya no volverás a poner cara de póker cuando te hablen de marketing

La información es poder. No te asustes porque diga “marketing”, simplemente es darle a las personas que quieren ir al psicólogo la posibilidad de hacerlo contigo.

Además, si te suscribes te mandaré 10 correos donde compartiré contigo algunas ideas y conceptos para promocionarte como profesional.

También te invitaré a entrar en una academia muy especial al final de cada uno de ellos. Si esto es un problema para ti te recomiendo no apuntarte a esta lista.

La academia se llama Tras el Diván, y es una comunidad online para profesionales, con cursos y sesiones en directo que te enseñará a aplicar por ti mismo/a una estrategia que realmente funcione sin dar palos de ciego ni depender de terceros.

Ya no volverás a poner cara de póker cuando te hablen de marketing

Te voy a ser completamente franco:

Esto es un negocio. No es nada altruista. Ahora, eso no quiere decir que no tenga valor. Estoy convencido de que te puedo ayudar.

Ya está. Sólo eso.

Mi nombre es Alejandro Vera, soy psicoterapeuta y llevo dos años metido en el tenebroso mundo del marketing digital.

Te quiero ayudar a cambiar la historia de Paola. La historia de todxs nosostrxs.

¡Un abrazo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *